Alerta amarilla en México por actividad del volcán Popocatepetl
Share this on

Alerta amarilla en México por actividad del volcán Popocatepetl

La constante actividad que registra el volcán Popocatepetl obligó a las autoridades locales de México a decretar alerta amarilla en la zona. En su última explosión, el coloso de 5.426 metros de altura arrojó varios proyectiles de fuego y provocó una columna de ceniza de dos kilómetros. El cráter, considerado como uno de los más activos del mundo, está ubicado en las cercanías de los estados de Puebla, Morelos y México, en el centro del país.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED) informó que el Popocatepetl se encuentra en alerta amarilla fase 2, luego de haber presentado varias explosiones, exhalaciones de menor intensidad, sismos y hasta un tremor. La Institución le recomendó a los habitantes aledaños no acercarse al lugar debido a la peligrosidad que representa el desprendimiento de fragmentos balísticos que alcanzaron los 600 metros de distancia.

“Debido a las fuertes lluvias hubo reportes de flujos de lodo ubicados en algunas de las barrancas del flanco oeste del volcán, sin que estos hayan provocado daños”

En información del portal de noticias Excelsior, el coordinador estatal de Protección Civil Morelos, Javier Bermúdez Alarcón, aseguró que las lluvias de cenizas que generó el volcán Popocatepetl llegaron hasta Cuernavaca y Tepoztlán, mientras que otros municipios afectados son Totolapan y Tlalnepantla.

Además, el funcionario le recomendó a la población no realizar actividades al aire libre, utilizar la indumentaria adecuada y tapar los depósitos de agua para evitar su contaminación.

Si bien para las autoridades de México el comportamiento del volcán responde al nivel de alerta, fase 2, no descartan la posibilidad de que su actividad pase de estar en una escala baja a una intermedia. Para evitar cualquier imprevisto el Popocatepetl está siendo monitoreado las 24 horas del día. Asimismo, en la zona se instaló un cordón de seguridad que abarca unos 12 kilómetros de distancia para evitar que los curiosos se acerquen.

Tras el terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter de septiembre pasado, el coloso entró en actividad y desde ese momento ha registrado varias erupciones que no han provocado daños de consideración. La cantidad de exhalaciones que presentó el volcán el pasado 19 de septiembre llegó a las 299; cifra que en los últimos días ha caído considerablemente teniendo en cuenta que los reportes más recientes hacen referencia a 11.

Según consignó el portal Debate, varios vecinos de la zona denunciaron que el sismo provocó una grieta en las faldas del volcán. Como resultado del deslizamiento de tierra las cañerías de agua se averiaron y la población se quedó sin suministro. Vale aclarar que para los habitantes afectados no se trata de un simple deslave ya que aseguran que el color de la tierra que tapó las tuberías es inusual.

Es por esto que han solicitado la presencia de un geólogo para descartar que se trate de una grieta generada en el propio volcán, aunque aún no habrían sido escuchados.

Desde la CENAPRED invitaron a los municipios cercanos al Popocatepetl a estar pendientes de los reportes emitidos, ya que cualquier cambio en el comportamiento del coloso será informado inmediatamente.