DACA, muro fronterizo y otros temas migratorios que Trump quiere priorizar
Share this on

DACA, muro fronterizo y otros temas migratorios que Trump quiere priorizar

Pese a que el presidente estadounidense Donald Trump se comprometió a ayudar a proteger a los jóvenes “Dreamers”, este domingo pidió priorizar su reforma migratoria pidiendo, entre otras cosas, financiación para su muro fronterizo con México.

En una lista de “principios” plasmados en documentos publicados por la Casa Blanca, la administración Trump también presionó por ajustar las medidas contra los jóvenes llegados a los Estados Unidos de niños, muchos de ellos provenientes de Centroamérica.

Los documentos exigen estándares más estrictos para aquellos que buscan asilo en Estados Unidos, la denegación de las subvenciones federales a las “ciudades santuario” —que sirven de refugio para los inmigrantes ilegales– y el requisito de que los empleadores utilicen un sistema electrónico de verificación conocido como “E-Verify”.

El plan, que fue entregado a los líderes en el Congreso este domingo por la noche, provocó una rápida respuesta de los demócratas, que están buscando una solución legislativa a favor del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), el cual fue  que Trump terminó el mes pasado.

Vea después: En medio de los desastres naturales, Trump urge al Congreso decidir el futuro de los “Dreamers”

“La administración no puede hablar en serio al comprometerse a ayudar a los ‘Dreamers’ si comienzan con una lista que es un anatema para ellos, para la comunidad de inmigrantes y para la gran mayoría de los estadounidenses”, manifestaron la líder demócrata de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder demócrata del Senado Chuck Schumer.

“La lista incluye el muro, que fue explícitamente descartado de las negociaciones. Si el presidente hablaba en serio acerca de proteger a los ‘Dreamers’, su personal no ha hecho un esfuerzo de buena fe para hacerlo”, sostuvieron en un comunicado.

El gobierno de Trump quiere que su lista de deseos guíe la reforma de inmigración en el Congreso y acompañe un proyecto de ley para reemplazar al DACA; un programa de la era Obama que protegió a casi 800.000 “soñadores” de la deportación y les permitió obtener permisos de trabajo.

Si se promulgan las prioridades de la Casa Blanca, podrían resultar en la deportación de los padres de los ‘Dreamers’.

Las propuestas enfatizan la aplicación de la ley de inmigración e incluyen una solicitud de fondos para contratar a 370 jueces de inmigración, 1.000 abogados de la Agencia de Inmigración y Aduanas, 300 fiscales federales y 10.000 agentes adicionales para hacer cumplir las leyes de inmigración.

Trump le advirtió al Congreso que tenía seis meses para presentar una legislación para ayudar a los ‘Dreamers’, que son una fracción de los 11 millones de inmigrantes ilegales en Estados Unidos, en su mayoría hispanos.

Línea dura

Trump hizo campaña para presidente con la promesa de endurecer las políticas de inmigración y construir un muro a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México. Prometió repetidamente que México pagaría por el muro, pero comenzó a presionar al Congreso a principios de este año para que aprobara su financiación. México ha dicho que no pagará por el muro.

Después de una reunión con Schumer y Pelosi, Trump sugirió que el financiamiento del muro no tendría que ser parte del mismo proyecto de ajuste del DACA alarmó a algunos de sus partidarios. La Casa Blanca ve el muro como una prioridad, pero ha indicado que podría realizarse como parte de la reforma a la ley DACA o por otras vías legislativas.

Los republicanos en el Congreso han presentado varios proyectos de ley que incluyen aspectos de las ideas de Trump, pero muchos demócratas y grupos de inmigración ven las propuestas como demasiado duras.

“No podemos arreglar el problema de DACA sin solucionar todos los problemas que llevaron al problema subyacente de la inmigración ilegal en primer lugar” — Bob Goodlatte, presidente del Comité Judicial de la Cámara Republicana

La Casa Blanca exigiría que menores no acompañados dentro de los Estados Unidos fueran tratados de la misma manera, independientemente de sus países de origen, “mientras no sean víctimas de la trata de personas y puedan ser devueltos a sus hogares o trasladados a países terceros seguros”.

También ampliaría la lista de “extranjeros inadmisibles” para incluir a miembros de pandillas, a aquellos que han sido condenados por un delito agravado y a excónyuges e hijos de traficantes de drogas y personas que hubieran recibido beneficios de esas actividades.

El plan también busca reducir el número de personas que dejan vencer sus visas y reformar el cómo se otorgan las tarjetas verdes para residentes permanentes legales.

Hasta ahora, la administración Trump no ha podido consolidar una victoria legislativa importante, lo que pone en duda el potencial avance en la reforma migratoria que varios presidentes republicanos y demócratas han intentado alcanzar sin mayor éxito.

Con información de REUTERS