Uno de cada tres latinoamericanos ha pagado algún soborno, sostiene un estudio
Share this on

Uno de cada tres latinoamericanos ha pagado algún soborno, sostiene un estudio

Aproximadamente una de cada tres personas en América Latina habría pagado algún soborno el año pasado a un empleado público, de la policía, a maestros o trabajadores de un hospital, sostuvo un informe de la ONG Transparencia Internacional publicado el lunes.

La mayoría de las personas en la región sienten que la corrupción va en aumento, y así parece corroborarlo el estudio. Allí se muestra que los lugares donde hay más probabilidades de que se produzcan este tipo de pagos a funcionarios son México y la República Dominicana, añadió el organismo anticorrupción con sede en Berlín.

Utilizando los resultados de una encuesta realizada en 20 países de América Latina y el Caribe, Transparencia International estima que más de 90 millones de personas pagaron sobornos el año pasado en la región, pero debido a la amenaza de represalias violentas, solo uno de cada 10 lo denunció a las autoridades.

“El soborno representa un medio para el enriquecimiento de unos pocos y una barrera importante para el acceso a los servicios públicos esenciales, en particular para los más vulnerables de la sociedad”, dijo José Ugaz, presidente de Transparencia Internacional, en un comunicado.

“Los gobiernos deben hacer más para erradicar la corrupción en todos los niveles, especialmente en las agencias de aplicación de la ley que deben desempeñar un papel clave en la lucha contra la impunidad”

La gente pobre es la más golpeada por este fenómeno pues los sobornos se llevan una porción cada vez más grande de sus ingresos, según el informe.

Los países con mayores índices de corrupción

En México, el 51 por ciento de las personas dijo que tuvo que pagar algún soborno en el último año, seguido por 46 por ciento en la República Dominicana y el 39 por ciento en Perú, señalaron. Alrededor del 60 por ciento de las personas encuestadas dijeron que creían que la corrupción había aumentado en el último año.

En Brasil, sacudido por el escándalo del “Lava Jato”, que destapó mil millones de dólares en sobornos a políticos y empresas estatales para hacerse con contratos lucrativos, más de tres cuartas partes de la gente pensaba que la corrupción iba en aumento.

Las mayorías en Venezuela, Chile y Perú también dijeron que la corrupción se estaría incrementando.

La policía y los políticos se clasificaron como los funcionarios más corruptos por casi la mitad de los encuestados. Tres cuartas partes de los venezolanos dijeron creer que la policía de su país es altamente corrupta, al igual que casi el 70 por ciento de los paraguayos encuestados.

Uno de cada cinco personas dijeron que pagaron sobornos a los trabajadores de hospitales y escuelas, los sectores considerados como más susceptibles de sufrir este flagelo, mientras que los pagos a funcionarios judiciales fueron más altos en Venezuela y Honduras, según el informe.

¿Qué hacer con la corrupción?

Más de la mitad de los encuestados dijo que sus gobiernos estaban enfrentando mal la lucha contra la corrupción.

Para abordar el tema, el desarrollo de más sistemas gubernamentales virtuales ayudaría a reducir la cantidad de contactos directos que la gente tiene con los funcionarios, según el informe. Además, explicaron que mostrar claramente las tarifas y agilizar los procesos para evitar que los funcionarios tomen decisiones discrecionales puede impedir que demanden sobornos.

Según la ONG, la protección de los denunciantes y la eliminación de la inmunidad de procesamiento para los políticos también ayudaría.

Con información de REUTERS