Trump no deja de enrostrarle a Puerto Rico el costo de ayudarla
Share this on

Trump no deja de enrostrarle a Puerto Rico el costo de ayudarla

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se mostró satisfecho el martes con la respuesta federal a la devastación de Puerto Rico tras el huracán María, a pesar de las críticas por el tiempo que tardó en abordar la crisis.

Trump, que se ha enfrentado a los huracanes Harvey, Irma y María en las últimas seis semanas, dijo en una reunión informativa que los desastres estaban debilitando el presupuesto de Estados Unidos. “Odio decirlo, Puerto Rico, pero ustedes han sacado nuestro presupuesto un poco de control porque hemos gastado mucho dinero en Puerto Rico”, dijo.

Eso sí, a continuación suavizó la declaración con un comentario: “Y eso está bien, hemos salvado muchas vidas”.

Dos semanas después de ser golpeada por el peor huracán en 90 años, muchos de los 3,4 millones de residentes de Puerto Rico todavía están luchando para cubrir sus necesidades básicas. Además, la economía del territorio estadounidense ya estaba en recesión antes de que el huracán María y su gobierno se declararan en bancarrota con una deuda que asciende a 72.000 millones de dólares.

En una entrevista con Fox News, Trump dijo que la deuda de la isla tendría que ser borrada. “Deben mucho dinero a los amigos de Wall Street y vamos a tener que borrar eso. Van a decirle adiós a eso, no sé si es Goldman Sachs, pero quienquiera que sea le pueden decir adiós a eso”, dijo Trump en la entrevista, realizada mientras visitaba la isla.

Moody’s estimó el martes que el costo total de María a Puerto Rico, incluyendo la pérdida de producción, estaría entre 45.000 y 95.000 millones de dólares, y requeriría un importante alivio del gobierno federal.

Trump también dijo que la respuesta federal a María se comparaba favorablemente con la que llamó “una verdadera catástrofe” como Katrina, la tormenta de 2005 que inundó Louisiana y Mississippi y mató a más de 1.800 personas. “Lo que pasó en términos de recuperación, en términos de salvar vidas —16 vidas es mucho– pero si se compara con los miles de personas que murieron en otros huracanes, francamente no fueron tan graves”, dijo.

Poco después de que Trump saliera de Puerto Rico, el gobernador, Ricardo Roselló dijo que el número de muertos se había duplicado: de 16 a 34.

El huracán destruyó la red eléctrica de la isla, y menos de la mitad de los residentes tiene agua potable. Aún es difícil para los residentes tener señal de teléfono celular o encontrar combustible para sus generadores o automóviles.

A bordo del Air Force One en su vuelo de regreso a Washington, Trump dijo que había sido un “gran día” y que no había escuchado críticas durante su día en Puerto Rico. “Sólo hemos escuchado ‘gracias’ de la gente de Puerto Rico”, dijo. “Es algo que disfruté mucho hoy”, añadió.

Hablar menos y hacer más

En Washington, el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijo que el presidente republicano Trump debería “dejar de culpar a Puerto Rico por la tormenta que devastó sus costas” y debería comenzar a tratar de mejorar la situación.

El Gobierno se está preparando para pedir al Congreso un paquete de ayuda por USD 29.000 millones para Puerto Rico y otras áreas afectadas por los recientes desastres naturales, aseguró un funcionario de la Casa Blanca, bajo condición de anonimato.

Durante su visita de 4 horas y media a Puerto Rico, la caravana de Trump pasó rápidamente por paisajes con árboles despojados de sus hojas y alguna que otra casa sin techo. Él y su esposa, Melania, conocieron a sobrevivientes del desastre en la ciudad de Guaynabo, caminando por una calle llena de escombros y hablando con varias familias cuyas casas fueron dañadas.

“¿Sabes quién los ayudó? Dios los ayudó, ¿verdad?” Dijo Trump.

La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulin Cruz, quien criticó la respuesta de la administración a la situación en Puerto Rico, fue una de las que se reunió con Trump durante su visita al territorio. Días antes, el mandatario atacó a Cruz en Twitter, acusándola de “pobre liderazgo”, y diciendo que algunas personas en la isla “quieren que les hagan todo”.

En CNN, Cruz le respondió contundentemente a Trump: “Se trata de salvar vidas, no de política”.

Trump tomó un tour en helicóptero para dimensionar la destrucción, viendo cómo habían quedado las colinas normalmente exuberantes y verdes convertidas en marrones y desnudas después de que los vientos de María desnudaran las ramas de los árboles. También vio desde el aire la USNS Comfort, la recién llegada nave hospitalaria.

Con información de REUTERS