Proyecto de gravar el vino argentino escandaliza a los productores
Share this on

Proyecto de gravar el vino argentino escandaliza a los productores

Los productores de vino en Argentina, conocidos por sus Malbecs, están furiosos por una propuesta de impuestos que según ellos aplastaría las exportaciones y las ventas nacionales, ya que los viñedos luchan por recuperarse de dos de sus añadas más bajas en la historia reciente.

El proyecto de ley, presentado la semana pasada por el gobierno del presidente Maurico Macri, propone un impuesto del 10 por ciento para los consumidores. El vino argentino no está sujeto a impuestos, a diferencia de la cerveza, el agua mineral y las bebidas azucaradas.

Los viñedos de Argentina, el sexto productor de vino del mundo y el décimo exportador, han tenido problemas para seguir siendo competitivos a nivel internacional debido a los altos costos de mano de obra, transporte y producción.

Aunque que el 70 por ciento del vino argentino se consume localmente, gran parte de él en los famosos cafés y asadores del país, años de inflación de dos dígitos han reducido las ventas nacionales. El clima volátil también ha devastado los cultivos durante las últimas dos temporadas.

Los productores dicen que el impuesto los paralizaría y perjudicaría los esfuerzos para impulsar las exportaciones justo cuando Macri busca abrir la economía argentina al mundo después de más de una década de proteccionismo.

“Cuando no tienes una ventaja de costos en el mercado interno, no puedes competir afuera porque tienes una gran parte de tu negocio aquí”, dijo Rafael Calderón, director ejecutivo de Bodegas Bianchi, basadas en la provincia de Mendoza.

Las empresas en general están contentas con la propuesta de reforma tributaria de Macri, que apunta a recortar los impuestos a las ganancias corporativas. También pretende ser neutral en sus ingresos en cinco años para evitar el colapso de un amplio déficit fiscal, por lo que agregó impuestos al consumo. Estos incluyen un impuesto del 17 por ciento sobre el champán y una duplicación del impuesto sobre la cerveza al 17 por ciento.

Abierto a la discusión

En entrevista con la agencia Reuters el martes, Macri aseguró que su gobierno estaba dispuesto a escuchar las preocupaciones de los productores de vino y dijo que quiere que Argentina sea uno de los principales exportadores del mundo.

“Apostamos por el futuro de esa industria”, dijo. “Creemos que podemos aumentar sustancialmente nuestras exportaciones de vino en los próximos años si logramos abrir mercados porque competimos con muchos otros productores”, añadió.

Funcionarios del gobierno que se reunirán con el gobernador de Mendoza han notado que las bebidas alcohólicas en Argentina están sujetas a impuestos mucho más bajos que en otros países productores de vino como Chile, donde el consumo doméstico está sujeto al impuesto del 20,5 por ciento.

Los productores argentinos también están enojados por ser agrupados en la misma categoría que la cerveza, los licores y las bebidas azucaradas. Según ellos, el vino ha demostrado beneficios para la salud. También señalan que el consumo interno cayó un 9,2 por ciento en 2016 desde 2015 según el Instituto Nacional de Viticultura.

Potencialmente agregando las uvas agrias al mercado, el Ministro de Agricultura de Brasil reveló que la Unión Europea está tratando de negociar el acceso de los vinos europeos al bloque comercial Mercosur, que incluye a Brasil y Argentina.

Los viticultores argentinos esperaban que Macri salvaría las exportaciones con financiamiento o subsidios. “Esta es una industria que el gobierno debería ayudar a crecer en el exterior. Nadie puede hacer mejor Malbec que nosotros”, dijo el productor de vino Esteban Baigun, director general de Codorniu Group en Latinoamérica.

Baigun dijo que su costo de bienes aumentó un 47 por ciento en el último año y que era más barato enviar vino a China que transportarlo desde Mendoza a Buenos Aires. Junto con otros productores de vino, Baigun pediría al gobierno que considere un aumento gradual de impuestos, retrasando su inicio para que la industria tenga más tiempo para recuperarse.

“Entendemos que todos debemos contribuir con algo, pero deben tener en cuenta que estamos luchando”

Con información de REUTERS