Pese a la firma de la paz, crece la cantidad de líderes sociales asesinados en Colombia
Share this on

Pese a la firma de la paz, crece la cantidad de líderes sociales asesinados en Colombia

El crimen de la líder social Yeni Montaño Arboleda se suma a la larga lista de referentes que han sido asesinados en Colombia en el último año. La mujer de 48 años y madre de siete menores fue asesinada dentro de su propio domicilio en el municipio de Tumaco, al suroccidente del departamento de Nariño. El número de víctimas ya sobrepasa el medio centenar en el año en que se comienza a implementar el acuerdo de paz.

Las primeras versiones indican que dos personas que se movilizaban en una moto ingresaron a la fuerza al lugar para luego ejecutar a Montaño. La referente se desempeñaba como líder de la Junta de acción comunal del barrio Viento Libre. Además de participar activamente en diferentes iniciativas para auxiliar a las familias desplazadas por la violencia.

Tras el homicidio de Montaño, Semana mencionó que Tumaco se ha convertido en una de las zonas más afectadas por el posconflicto. Esto se debe a que en esa zona se concentra cerca del 16 por ciento de los cultivos de coca que existen en Colombia (unas 23 mil hectáreas). La violencia también ha ido en escalada porque algunos de los insurgentes que se rebelaron en contra los acuerdos de paz se han desplazado hacia esas tierras.

La líder asesinada también hacía parte de diferentes grupos religiosos y se ganaba la vida con la venta de comida en la calle. Aunque para algunos no cabe duda de que Montaño fue acribillada en represalia por su activismo social, para el sacerdote del barrio Viento Libre, Daniel Zarantonello su muerte responde a otro factor. En diálogo con la revista, el clérigo aseguró que a la mujer “la asesinaron por vivir en un barrio violento”.

Un exterminio sistemático

Lo alarmante es que no es la primera vez en lo que va corrido del año que se presentan homicidios relacionados con líderes comunales. Según las cifras que maneja la plataforma Pacifista, el crimen de Montaño se suma a los otros 56 que se han registrado desde que inició “la implementación del acuerdo de paz el 1 de diciembre de 2016”.

La organización no gubernamental (ONG) hizo alusión a la falta de liderazgo que predomina en el barrio Viento Libre. Para Pacifista, esa ausencia ha hecho que el lugar se vea invadido por los grupos delincuenciales, el narcotráfico y las constantes extorsiones a las que son sometidos los habitantes.

En consecuencia, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) manifestó su preocupación por el incremento de asesinatos de líderes sociales en Colombia. A través de un informe, el organismo hizo referencia también al aumento de denuncias que atentan contra la vida de los defensores de los derechos humanos.

La ACNUR informó que la mayoría de las situaciones de violencia de este tipo se presentan en la región del Pacífico. Allí con frecuencia los colectivos indígenas y los afrocolombianos son los que están en la mira de los grupos delincuenciales o los movimientos insurgentes. La ACNUR sostiene que durante este año las víctimas son más: 78 confirmadas y 13 sospechas de asesinato. 

El mes pasado el líder social José Jair Cortés fue masacrado también en el departamento de Nariño y aún se desconocen los autores del hecho. Lo mismo le sucedió al defensor de derechos humanos Víctor Castillo, quien apareció muerto el pasado mes de julio. Antes de su muerte, Castillo había denunciado antes las autoridades las amenazas que recibió en su contra.