En Brasil asesinaron a diario a 171 personas y desaparecieron a 190 en 2016
Share this on

En Brasil asesinaron a diario a 171 personas y desaparecieron a 190 en 2016

En Brasil se registraron 61.619 asesinatos en el 2016, 171 por día, 7 habitantes por hora, según divulgaron los resultados de la undécima edición del estudio realizado por el Foro Brasileño de Seguridad Pública. Dicho informe resaltó una tasa de 29,9 víctimas por cada 100.000 ciudadanos.

Asimismo, fueron denunciadas 71.796 desapariciones el año anterior (190 por día). Sin embargo, el informe arroja que la falta de investigación por parte de las autoridades en varios de los mencionados casos impide establecer la exactitud de las cifras, puesto que existen pruebas de varias desapariciones forzadas por tráfico de personas, narcotráfico y exterminio, pero nunca son denunciadas.

El estado de Bahía se encuentra en el primer puesto del ranking nacional de homicidios en Brasil, mientras que Rio de Janeiro está en el segundo puesto y Sao Paulo en el tercer lugar. La tasa de asesinatos en Río es de 30,6 por ciento, demasiado alta comparada con la de la capital paulista, que se encuentra en 12,2.

Los números son contundentes y ponen a Brasil como uno de los países más violentos del mundo, teniendo en cuenta que las muertes absolutas (61.619) superan a las 60.000 producidas por el territorio de Siria, que actualmente se encuentra en guerra.

Renato Sergio De Lima, director del Foro, comentó en una rueda de prensa reproducida por El Clarín que “esto que ocurre es como si Brasil sufriese un ataque por año con una explosión atómica como la de Nagasaki al final de la Segunda Guerra Mundial”.

Además, criticó fuertemente el modo en que se hace la política en contra de la violencia en Brasil, por lo que pidió “medidas urgentes”:

“No es posible que aceptemos una convivencia con ese nivel de violencia letal”

Según la última información de los miembros del Foro Seguridad Pública, la violencia habría disminuido en las grandes ciudades del país, pero en los estados provinciales brasileños, como Sergipe, Río Grande del Norte y Alagoas, todos localizados en el noreste, los asesinatos tienen un estándar muy superior al promedio del país. Es por este fenómeno que se habla de que tales delitos “se interiorizaron”.

Respecto a las desapariciones y por qué los datos no son tan claros como los de los asesinatos, De Lima resaltó que se debe a que la desaparición no es un crimen en Brasil: “aunque la policía reciba las respectivas denuncias, no se abre investigación”, explicó el portal Regeneracion.

El Foro sostuvo que hay una falta de interés para hallar a los desaparecidos y señaló que no existe en Brasil un banco de datos ni una acción de las autoridades para cruzar investigaciones sobre el asunto.

La mayoría de personas que fueron dadas de baja por la acción de la policía oscilaban entre los 12 a 29 años, o sea, niños y adolescentes. Las tres cuartas partes de los asesinados eran de raza negra y de sexo masculino.