Brasil debate la prohibición total del aborto
Share this on

Brasil debate la prohibición total del aborto

La prohibición total del aborto en Brasil generó el repudio de miles de mujeres y colectivos feministas que decidieron salir a marchar en todo el país. La protesta responde al proyecto de ley que avanza en el Congreso y que pretende penalizar la interrupción total del embarazo inclusive en los casos de violación.

Una sección de la Cámara de Diputados dio luz verde a la enmienda constitucional bautizada por los movimientos feministas como “Enmienda caballo de Troya”. Para que la propuesta cumpla con el proceso regular deberá ser debatida por todo el plenario y posteriormente en el Senado. Con un total de 308 votos a favor la medida entraría en vigencia.

Inicialmente los funcionarios se habían reunido con la intención de tratar la extensión de la licencia materna cuando los bebés son prematuros. La idea principal del encuentro era duplicar los meses de permiso que se le otorga a la gestante para que pasara de 120 a 240 días. Sin embargo, una facción evangelista encabezada por el titular de la Comisión Especial, Jorge Tadeu Mudalen, introdujo un nuevo aspecto al pedir que se ampare el derecho a la vida desde el momento de la concepción.

Con su planteamiento, el diputado Tadeu, que pertenece al partido político Demócrata (DEM), logró 18 votos de respaldo y solamente uno en contra. Detrás de la negativa se encuentra la única diputada mujer que integra la delegación especial,  Erika Kokay del Partido de los Trabajadores (PT).

Según Telesur, la reglamentación constitucional actual de Brasil contempla el aborto en situaciones concretas: cuando la salud de la mujer o el feto está comprometida y cuando el embarazo es producto de una violación. De llegar a aprobarse la nueva enmienda directamente se daría marcha atrás a las excepciones mencionadas. Es decir que el aborto sería penalizado en su totalidad y no tendría contemplación alguna.

Ante este delicado panorama, miles de mujeres y agrupación feministas de Brasil convocaron diferentes marchas bajo la consigna “Todas contra 18”, en referencia a los diputados que le dieron su aprobación. En Sao Paulo la situación se puso tensa cuando un grupo de uniformados empezó bombas de gas lacrimógeno, lo que provocó varias corridas.

El diario El Debate mencionó que el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, ya solicitó que el proyecto sea replanteado. Según él, cualquier propuesta que haga alusión a la prohibición total del aborto en Brasil no logrará ser consumada. En consecuencia, este medio citó que  “pese a la pujante influencia del lobby evangélico en el Parlamento”, la mayoría de los analistas descreen que la enmienda constitucional sea sancionada.

Algunas de las consignas que estuvieron presentes en la marcha hicieron alusión a fuertes reclamos como: “Violador no es padre”, “No nací para tener un hijo de un violador” y “Somos mujeres, no incubadoras”.  Los grupos feministas dejaron en claro que no tiene sentido que 18 hombres tengan la facultad de decidir sobre la vida de las mujeres y menos aún de considerar el aborto en casos de violación como un acto de criminalización.