Aún sin apoyo de las autoridades, la comunidad salvó las cascadas de Agua Azul
Share this on

Aún sin apoyo de las autoridades, la comunidad salvó las cascadas de Agua Azul

La reconocida zona turística de las cascadas de Agua Azul, área de protección de flora y fauna de México localizada en el estado de Chiapas, se encontraba en peligro porque los niveles del agua habían bajado demasiado y los afluentes se estaban secando.

Pascual Hernández López, vicepresidente de las Sociedad Cooperativa Agua Azul, explicó a Milenio.com que “el fenómeno pudo ocurrir por el sismo del pasado 7 de septiembre y las constantes replicas, lo que ha originado que la tierra en el interior de las aguas del río Agua Azul se haya sumergido hasta seis metros de profundidad”.

Asimismo, agregó que por lo ocurrido “se creó un nuevo cauce con un nivel más bajo, que hace que las aguas se desvíen hacia otro punto y se sequen las cascadas”.

Pese a que los habitantes de la zona hablaron con varios medios de comunicación para denunciar que la cascada se secaba y pedir ayuda a las autoridades locales estatales, ese apoyo nunca llegó.

Por esta razón, la comunidad se tuvo que organizar con picos y palas para limpiar los escombros y liberar el cauce del rio que provocó dicho problema en las lagunas y cascadas, cuenta el portal Animal Político.

En tan solo 24 horas, varios grupos del sector se unieron para recuperar las cascadas de Agua Azul y consiguieron romper el cauce de uno de los sitios turísticos y naturales más famosos e importantes de la región de Chiapas.

En dialogo con El País, David Morales, reportero del diario local Chiapas Sin Censura, contó por qué el pueblo decidió unirse para salvar el lugar y resaltó que dicho territorio vive no más del turismo: “Son unos dos mil habitantes los que viven alrededor de las cascadas, por lo que se pusieron de acuerdo rápidamente para subir a hacer algo”, comentó el comunicador.

Julio César Romani, director de Agua Azul de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), señaló que las cascadas pueden volverse a secar, más si no existe un apoyo oficial del Estado.

“Vivimos del turismo porque no tenemos tierra para trabajar”, aseguran los habitantes, que además siguieron insistiendo con una ayuda oficial para que no se repita lo ocurrido.

Por el momento, las autoridades de Chiapas y la Conagua confirmaron que se realizará un estudio más específico acerca de los daños que hubo en Agua Azul.

Respecto a la teoría que habla que el sismo del mes de septiembre haya afectado el lugar turístico, autoridades chiapanecas y de Conagua acudieron a analizar la zona geológica y señalaron que les tomaría alrededor de 20 días dar un diagnóstico claro y conciso del problema y los daños que hubo en Agua Azul, con el fin de encontrar una solución e impedir que se repita.