Contrademandas de Colombia contra Nicaragua fueron aceptadas por la Corte de La Haya
Share this on

Contrademandas de Colombia contra Nicaragua fueron aceptadas por la Corte de La Haya

Luego de 16 años de litigio marítimo con Nicaragua, Colombia pasa por primera vez de ser país demandado a demandante ante la Corte de La Haya. El gobierno colombiano denunció una presunta violación de los derechos de pesca artesanal de los habitantes del Archipiélago para acceder y explotar sus bancos de pesca tradicionales.

El pasado jueves 16 de noviembre se confirmó que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya admitió dos contrademandas presentadas por Colombia. Según declaraciones de la Cancillería de ese país, reproducidas por El Espectador, “en primera instancia la Corte analizará y estudiará cada uno de los reclamos de Colombia” respecto a la supuesta violación irregular de pesca internacional que ha provocado Nicaragua sobre los pescadores de San Andrés, Santa Catalina y Providencia.

Más exactamente, un decreto nicaragüense es el que estaría afectando a los habitantes del archipiélago, particularmente a la comunidad Raizal. “Nicaragua ha expedido un decreto contrario al derecho internacional relacionado con los puntos y líneas de base a partir de los cuales mide sus espacios marítimos en el mar Caribe, buscando adjudicarse de forma unilateral áreas marinas en detrimento de Colombia”, denunció la Cancillería colombiana.

Manuel José Cepeda, agente de Colombia ante La Haya dijo a Noticias Uno que: “Colombia respondió. Nosotros hemos respetado el derecho internacional y es Nicaragua la que está hostigando a los pescadores, les están impidiendo llegar a los bancos de pesca donde siempre han pescado y, por lo tanto, es Nicaragua el que viola el derecho internacional”, aseguró Cepeda.

Asimismo, Jimmy Chamorro, miembro de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores señaló que “Colombia no se queda defendiéndose, sino que también ha contraatacado”. El exsenador también pidió “analizarlo desde el punto de vista medioambiental”, asegurando que es “algo en lo cual el mundo tiene mucha consciencia”.

Según informó la revista Semana, en la zona donde Nicaragua no le permite pescar a los isleños colombianos se encuentra la Reserva de la Biosfera Seaflower, declarada como tal por la Unesco en el año 2000 y que, con 250.000 kilómetros cuadrados de mar, supone el 10 por ciento del Caribe; un área de gran biodiversidad marina que el gobierno colombiano protege.

El mencionado argumento sería de vital importancia para la defensa colombiana, ya que las obligaciones internacionales sobre la protección del medio ambiente marino, así como la importancia de preservar el hábitat de los habitantes del archipiélago, se estarían afectando con lo hecho por Nicaragua.

Al admitir la contrademanda, la Corte Internacional de Justicia está reconociendo a la comunidad de San Andrés, Santa Catalina y Providencia “como máxima protagonista del territorio y velará por la protección de sus derechos históricos de pesca, una condición que será considerada en el pleito judicial”, sentenció el ministerio colombiano.

Siendo esta la primera vez que Colombia demanda, ahora Nicaragua es la que deberá defenderse. En 2020, la Corte de La Haya podría tomar una decisión definitiva sobre la demanda que instauró el gobierno colombiano.