Cuba se abstuvo de votar contra la pena de muerte por orientación sexual
Share this on

Cuba se abstuvo de votar contra la pena de muerte por orientación sexual

El Gobierno de Cuba se privó de emitir su postura frente a la medida que condena con la pena muerte a personas por su identidad sexual. La Habana sentó su posición durante un encuentro de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para condenar esa práctica, iniciativa que recibió 27 votos positivos, 13 negativos y 7 abstenciones.

La publicación estadounidense Washington Blade aseguró que los países que la apoyaron se manifiestan en contra de “la imposición de la pena de muerte como una sanción por formas específicas de conducta, como la apostasía, la blasfemia, el adulterio y las relaciones consensuales del mismo sexo”. La resolución también denuncia que cuando se trata de la figura de adulterio, dicho castigo tiene mayor predominio en el género femenino; flagelo que también afecta a las comunidades más vulnerables.

La propuesta debatida en la ONU fue promovida inicialmente por México, Costa Rica, Bélgica, Francia, Moldavia, Mongolia, Suiza y Benin. Cabe recordar que en al menos 8 países las personas con diferentes orientaciones sexuales son castigadas con pena de muerte, con una mayor incidencia en continentes como África y Asia. Por ende, los países que decidieron abstenerse al respecto, además de Cuba, pertenecen a esos dos continentes: Corea del Sur, Filipinas, Kenia, Nigeria, Túnez e Indonesia.

Según informó el Diario de Cuba, desde el 2016 el Gobierno de la isla decidió apartarse de la ONU en las temáticas referentes al colectivo LGBTI. Esta situación le ha valido cientos de críticas al Gobierno de Raúl Castro por su actitud frente a las personas pertenecientes a esa comunidad que deciden hacer valer su libertad de expresión y pensamiento.

El secretario General de la ONU, Antonio Guterres, aseguró que de las 193 naciones miembro de ese organismo, unas 70 han optado por dejar sin efecto la pena de muerte. Sin embargo, el medio cubano resalta que el organismo reconoció que en la actualidad el 87 por ciento de las ejecuciones suceden en cuatro países que prefirió no mencionar.

No obstante, otras naciones como Estados Unidos, China, Japón, Emiratos Árabes, Egipto, Qatar, India, Botswana, Burundi, Etiopía, Bangladesh e Irak eligieron votar en contra de la resolución.

“En 2016, las ejecuciones en todo el mundo disminuyeron 37 por ciento en comparación con 2015”

En diálogo con el portal Panam Post, el abogado disidente Nelson Rodríguez Chartrand repudió la postura del Gobierno cubano por considerar que no le interesan los derechos humanos del pueblo. Además, sostiene que el régimen no renunciará nunca a la pena de muerte porque esta es utilizada como un mecanismo para mantener el control.

“El régimen cubano se caracteriza por un desprecio absoluto a su pueblo. Poco les importan los derechos de los gobernados. Criticar la ejecución de ciudadanos por vivir su sexualidad en otros regímenes sería una hipocresía”, aseveró Rodríguez.

No obstante, el opositor reconoció que en el país la comunidad LGBTI ya puede manifestarse con un poco más de libertad, al igual que realizar festividades en público, pero cuando se trata de sus derechos como ciudadanos cubanos, las condiciones son otras.