Una posible explosión: la pista más reciente en la angustiosa búsqueda del submarino argentino
Share this on

Una posible explosión: la pista más reciente en la angustiosa búsqueda del submarino argentino

La Armada argentina planteó el jueves la posibilidad de que el submarino de la armada desaparecido en el Atlántico Sur sufriera una explosión, aumentando las preocupaciones sobre el destino de sus 44 tripulantes que ya cargan sobre sus hombros con la cuenta regresiva por el poco oxígeno del que dispondrían.

El sonido anormal detectado bajo el agua por una agencia internacional en la mañana del 15 de noviembre, cerca del momento y el lugar en que el ARA San Juan envió su última señal, fue “consistente con una explosión”, tal como lo reveló el vocero de la Marina argentina Enrique Balbi.

La armada no tenía suficiente información para decir cuál podría haber sido la causa de la explosión, o si la nave podría haber sido atacada, según Balbi. La información surgió de un informe de la Organización del Tratado de prohibición completa de ensayos nucleares (CTBTO), un organismo internacional que administra una red mundial de puestos de escucha diseñados para detectar explosiones atómicas secretas.

La agencia, con sede en Viena, tiene estaciones de monitoreo equipadas con dispositivos que incluyen micrófonos submarinos que exploran los océanos en busca de ondas de sonido. En un comunicado, esta informó que dos de sus estaciones habían detectado una señal inusual cerca del lugar donde el submarino desapareció, pero evitó comprometerse al afirmar si fue causada por una explosión.

Balbi dijo el sonido anormal era consistente con un informe separado recibido el miércoles que hablaba de una “anomalía acústica” en la misma área y al mismo tiempo. El San Juan se encontraba a unos 430 kilómetros de la costa patagónica cuando envió su última señal.

“Esto es muy importante porque nos permite correlacionar y confirmar la anomalía acústica del informe de EE. UU. Ayer”, dijo Balbi.

“Estamos hablando de un evento singular, corto, violento, no nuclear, consistente con una explosión”

En Viena, el ingeniero hidroacústico de CTBTO Mario Zampolli dijo que la señal que su agencia había detectado, “podría ser consistente con una explosión, pero no hay certeza sobre esto”. En declaraciones a Reuters, estuvo de acuerdo con la descripción de Balbi de la señal como inusual y breve, y agregó que la causa no era natural.

El submarino estaba en camino desde Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, desde Mar del Plata, ubicada unos 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, cuando reportó un mal funcionamiento eléctrico poco antes de desaparecer.

El buque tenía siete días de suministro de oxígeno, lo que significa que estaría por agotarse si no hubiera podido salir a la superficie.

Una búsqueda tan enorme como la angustia

Una enorme búsqueda desde aire y mar rastrea al ARA San Juan, un submarino de propulsión diesel-eléctrica de fabricación alemana que se lanzó en 1983, mientras los familiares de los miembros de la tripulación esperan ansiosamente noticias una semana después de que el buque desapareciera.

Los familiares, acampados en una base naval en la ciudad costera de Mar del Plata, han sido en gran medida optimistas hasta ahora, pero derramaron lágrimas e insultaron a las autoridades después de ser informados sobre la noticia de la posible explosión, temiendo lo peor y criticando la respuesta de las autoridades a la crisis.

“Nos mantuvieron aquí por una semana. ¿Por qué no nos lo dijeron?”, se preguntaba Itati Leguizamon, la esposa de un miembro de la tripulación. “No tengo más esperanza, se acabó”, lamentó.

Algunos familiares han cuestionado a las autoridades por permitir que la tripulación navegue en un submarino envejecido, una crítica que ha puesto de relieve los precarios recursos de las fuerzas armadas argentinas desde el final de una dictadura militar, en la década de 1980.

Las autoridades han dicho que el nivel de mantenimiento, no la edad, era lo que importaba, y que el buque estaba en buenas condiciones. La nave había sido objeto de una importante mejora en 2009, cuando se le reemplazaron sus cuatro motores diesel y de hélice eléctrica, de acuerdo con la publicación especializada Jane’s Sentinel.

Con información de REUTERS