Corte de Constitucionalidad anula la pena de muerte en Guatemala
Share this on

Corte de Constitucionalidad anula la pena de muerte en Guatemala

En Guatemala ya no se podrá aplicar la pena de muerte, por más grave que sea el delito imputado. La decisión fue tomada por la Corte  de Constitucionalidad de Guatemala, pero generó sorpresa en diferentes sectores del gobierno guatemalteco y fue cuestionada por el Ejecutivo y miembros del Congreso.

La Pena Muerte estaba contemplada en los casos concretos de parricidio, ejecución extrajudicial, secuestro, desaparición forzada, narcotráfico o crimen organizado y en el caso de magnicidios como la muerte del presidente o vicepresidente de la República, o de los titulares de los principales organismos del Estado.

De acuerdo con la Voz de América, los integrantes de la Corte de Constitucionalidad  expusieron que evaluar la peligrosidad de los sindicados en el momento de determinar si tiene lugar o no la pena de muerte “es un concepto que resulta absolutamente inaceptable desde la perspectiva de los derechos humanos, al ser incompatible con el principio de legalidad y, por ende, contrario a lo establecido en el artículo 17 de la Constitución, 9 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

“No podemos permitir que seamos uno de los últimos países que aplican esa pena. Consideramos que es necesario para el respeto de los Derechos Humanos en Guatemala”, aseveró a ese portal informativo José Alejandro Valverth Flores, uno de los dos abogados que solicitó a la Corte declarar la abolición.

Sin embargo, según señala Javier Monterroso, investigador del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales (ICCPG), en declaraciones reproducidas por El Periódico, la pena de muerte no fue abolida como tal, sino que lo que formalmente se realizó fue dejar sin efecto “los supuestos para imponer esta pena al declararlos inconstitucionales porque no solo son contrarias a la Carta Magna, sino que también al Pacto de San José”.

“Solo había dos países en América Latina que tenían vigente la pena de muerte: Cuba y Guatemala”, agregó el investigador.

Vea también: Cuba se abstuvo de votar contra la pena de muerte por orientación sexual

La decisión de la Corte de Constitucionalidad de Guatemala no cayó bien en otros sectores de gobierno. Al respecto, los poderes Ejecutivo y Legislativo manifestaron púbicamente su descontento ante la nueva resolución aprobada por la Corte.

Óscar Chinchilla, presidente del Congreso de la república de Guatemala, explicó a Prensa Libre que “es un tema de una iniciativa que se sometió a votación en el Congreso y no alcanzó los votos necesarios”, por lo que ahora la Corte “está legislando en esa materia”.

No obstante, Chinchilla aseguró que aunque no comparten la aprobación, sí la respetan. “Ellos tendrán sus motivos, han de haber tenido un acercamiento con los grupos que están a favor de la abolición de la Pena de Muerte, habría que preguntarles a ellos. Nosotros siempre somos respetuosos de las decisiones de la Corte”, comentó.