El relato de los aberrantes maltratos que se producían en un hogar para menores con discapacidad de Colombia
Share this on

El relato de los aberrantes maltratos que se producían en un hogar para menores con discapacidad de Colombia

La Fiscalía General de Colombia detectó que en un hogar de acogida para menores con discapacidad de la ciudad de Ibagué, los infantes eran sometidos a diferentes maltratos y torturas. Fueron detenidos diez empleados del lugar que funcionaba bajo la supervisión de la Fundación Peces Vivos, mientras que las once víctimas quedaron al resguardo del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF).

Los continuos gritos de los menores fueron el primer indicio para develar lo que sucedía puertas adentro del internado. Para las autoridades, los infantes debieron soportar que sus cuidadores los ataran a las camas y sillas, les tiraran comida caliente a la cara y los drogaran. Por si fuera poco, los menores nunca fueron llevados a centros médicos para su debida atención.

El diario El Tiempo consignó que la Fiscalía cuenta con al menos 300 pruebas para demostrar la culpabilidad de los maltratadores, entre los cuales figura desde la directora de la Fundación Peces Vivos hasta psicólogos y enfermeras. El material probatorio pudo ser recolectado gracias a la colaboración de los vecinos y de un extrabajador del lugar que los denunció en junio pasado.

Uno de los abogados defensores, David Palacios, manifestó en diálogo con este medio que las autoridades podrán tener muchas pruebas, pero en definitiva “no es la cantidad, sino la calidad, y debemos rebatir, una a una, las acusaciones, con seriedad y responsabilidad”.

Los diez detenidos están siendo investigados por varios delitos como ocultamiento, alteración o destrucción de pruebas, tortura y concierto para delinquir. Durante las diferentes audiencias celebradas en el Palacio de Justicia de Ibagué, cada uno de los acusados se ha encargado de negar su responsabilidad.

Uno de los testigos clave de la causa es el exempleado del internado, Sebastián Cruz. En entrevista con Noticias Caracol, el joven contó que a los pocos días de haber ingresado a trabajar en el lugar ya había presenciado varios episodios de agresión. Además aseguró que en repetidas ocasiones los menores le suplicaban que los ayudara y que la propia directora del hogar los pellizcaba.

“Muchas veces un niño que fue muy allegado a mí, me decía ‘tío, tío, me quiero morir, acá no me alimentan, acá me maltratan’”

Debido a la crueldad que experimentaron los menores de edad, el secretario de Gobierno de Ibagué, Hugo Ernesto Zárrate, declaró a ese medio que en una anterior oportunidad estuvieron a punto de clausurar el lugar, situación que no fue posible debido al accionar de los abogados de la institución.

En información del diario El Colombiano, el Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, le abrió una investigación al ICBF por presuntas irregularidades en el control del albergue. Según este medio, la disposición fue adoptada luego de que la directora de la entidad, Karen Abudinen, declarara que no es el primer caso que ocurre.

Ante semejante situación, la funcionaria fue exhortada por la Procuraduría a cumplir con el debido procedimiento para hacer respetar los derechos de los menores en situación de discapacidad. Asimismo, la autoridad deberá vigilar de cerca las instituciones que tienen al cuidado infantes.