Con el conteo todavía abierto, el retador Nasralla tendría la ventaja sobre el presidente Hernández por la presidencia de Honduras
Share this on

Con el conteo todavía abierto, el retador Nasralla tendría la ventaja sobre el presidente Hernández por la presidencia de Honduras

El resultado de las elecciones presidenciales de Honduras aún sigue en el limbo la mañana del martes, incluso después de que los resultados iniciales sugirieron que el extravagante presentador de televisión Salvador Nasralla iba camino a una victoria sorpresiva sobre el actual mandatario, Juan Orlando Hernández.

Una de las naciones más pobres de las Américas, Honduras, ha sido asolada por años de violencia de pandillas, lo que le otorga una de las tasas de asesinatos más altas del mundo. Sin embargo, Hernández hizo incursiones en la solución del problema y se esperaba que ganara.

Con alrededor del 70 por ciento de las boletas contadas, el artista de televisión lideraba por un margen de cinco puntos, de acuerdo con lo que dijo el funcionario electoral Marcos Ramiro Lobo a la agencia Reuters el lunes por la tarde, momento en el cual las actualizaciones de los resultados se habían detenido.

La ventaja era demasiado grande para que Hernández la superara, según Lobo, que no reveló qué porcentaje de los votos obtuvo Nasralla. Una cuenta inicial de más de la mitad de las boletas le dio al segundo el 45 por ciento de los votos y al mandatario al 40 por ciento.

Más tarde, David Matamoros, presidente del tribunal electoral, dijo que podría entregar resultados definitivos el jueves; una brecha que corre el riesgo de avivar la tensión en un país violento conocido por las rencillas electorales.

Nasralla, un centrista autodenominado, encabezó una coalición de izquierda-derecha llamada Alianza de oposición contra la dictadura, y se autoproclamó ganador el lunes, al igual que Hernández.

El contendor del actual jefe de Estado está respaldado por el ex presidente Manuel Zelaya, quien fue derrocado en un golpe de Estado en 2009 después de que propuso un referéndum para su reelección.

A Hernández se le atribuyó la reducción de la tasa de homicidios y el impulso de la economía, pero también fue herido por las acusaciones de vínculos con el financiamiento ilícito relacionado con drogas, cosa que él niega.

Su oferta para un segundo mandato, que fue posible gracias a una decisión de la Corte Suprema sobre los límites de mandato en 2015, dividió la opinión.

Washington ve a Hernández como un aliado confiable para enfrentar el tráfico de drogas y las pandillas, así como para ayudar a controlar el flujo de migrantes a los Estados Unidos. Nasralla representaría un territorio desconocido.

Muchos creen que Zelaya es la verdadera fuerza detrás de él. Aunque Zelaya es visto como un izquierdista latinoamericano tradicional, las figuras comerciales de Honduras dicen que él es un oportunista político, y cuestionan su confiabilidad.

Con información de REUTERS