Venezuela habría comenzado a cumplirle a Rusia y China, que responden flexibilizando sus condiciones
Share this on

Venezuela habría comenzado a cumplirle a Rusia y China, que responden flexibilizando sus condiciones

Venezuela consiguió términos de deuda más fáciles con Rusia y obtuvo un voto de confianza de China tras afirmar que había comenzado a hacer los pagos de intereses sobre los bonos, al menos a estos dos acreedores, después de un retraso que había amenazado con hacerlo caer en default financiero.

Un acuerdo de reestructuración de la deuda con Rusia le permitirá a Caracas hacer pagos “mínimos” a Moscú en los próximos seis años. Al mismo tiempo, el Ministerio de Relaciones Exteriores chino afirmó que Venezuela será capaz de resolver el tema de la deuda “apropiadamente”.

Venezuela ha disfrutado de préstamos por miles de millones de dólares de Rusia y China a lo largo de los últimos años, principalmente a través de acuerdos petroleros que a su vez han restringido los ingresos monetarios al utilizar envíos de petróleo para pagar esas deudas.

Los precios de los bonos venezolanos han estado en una montaña rusa en los últimos 10 días, ya que Maduro llamó a los inversores a negociar la reestructuración de la deuda, mientras se comprometía a seguir cumpliendo con las obligaciones del país. Aún así, Standard & Poor’s Global Ratings lo declaró en incumplimiento selectivo en dos de sus bonos soberanos a principios de esta semana, luego de que no pudo hacer los cupones dentro de un período de gracia de 30 días.

El miércoles, el Ministerio de Economía dijo que había comenzado a transferir $ 200 millones en pagos de intereses sobre esos bonos, que vencen en 2019 y 2024.

Los bonos de 2019 subieron entre 0,25 y 1 por ciento, mientras que los bonos de 2024 aumentaron 2,25 puntos, o casi 10 por ciento, según datos de Thomson Reuters Eikon.

“Nuestro gobierno sigue cumpliendo con sus obligaciones y reafirma el llamado a renegociar la deuda externa de Venezuela”, dijo el ministerio.

Por separado, la petrolera estatal PDVSA dijo que había realizado pagos de intereses sobre su bono a 2027 y que había “completado con éxito” los pagos de capital de sus bonos de 2020 y 2017.

El grupo de la industria de derivados ISDA informó que celebrará una audiencia el jueves para analizar si Venezuela y PDVSA han entrado en mora debido a los pagos atrasados.

Promesas por verse

El gobierno de Maduro ha prometido seguir haciendo los pagos de manera responsable. Los acreedores que asistieron a una reunión escasamente concurrida el lunes en Caracas, con la intención de dar inicio a las conversaciones de reestructuración de la deuda, dijeron que los negociadores del gobierno no habían ofrecido ninguna propuesta concreta.

Según el acuerdo con Rusia anunciado el miércoles, Venezuela le devolverá un total de USD 3,150 millones en un período de 10 años.

El Ministerio de Finanzas ruso dijo que el acuerdo debería liberar más fondos para permitir a Venezuela desarrollar su economía, asegurando que “mejorará la capacidad de pago del deudor, aumentando las posibilidades de que todos los acreedores recuperen sus préstamos”.

El ministerio no mencionó la deuda de PDVSA con Rosneft, estimada por última vez por la compañía petrolera rusa en 6 mil millones de dólares. Cuando se le preguntó si la deuda de PDVSA formaba parte del acuerdo del miércoles, el ministro de Economía y Finanzas de Venezuela, Simon Zerpa, dijo que no se incluyó deuda corporativa. El Kremlin aseguró Venezuela no ha solicitado ninguna ayuda de Rusia más allá del acuerdo acordado.

Si bien China no ofreció ningún alivio de la deuda, la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de que la cooperación de China con Venezuela en todas las áreas estaba “procediendo normalmente” equivalía a un voto de confianza de un país a quien el miembro de la OPEP debía USD 23 mil millones.

Venezuela y PDVSA tienen alrededor de $ 60 mil millones en bonos en circulación, de acuerdo con los datos de Thomson Reuters, mientras que las estimaciones privadas ponen la deuda externa total entre 120 mil y 140 mil millones de dólares.

Con información de REUTERS