Los hondureños desafiaron el toque de queda reclamando claridad en los resultados electorales
Share this on

Los hondureños desafiaron el toque de queda reclamando claridad en los resultados electorales

Las autoridades electorales en Honduras parecían dispuestas a entregar al presidente un segundo mandato el lunes, incluso después de que decenas de miles de personas se volcaron a las calles en las mayores protestas por un presunto fraude en el recuento de votos desde la disputada elección de la semana pasada.

El presidente Juan Orlando Hernández, pidió a sus partidarios que esperaran el conteo final mientras los manifestantes de la oposición inundaban las calles de todo el país para condenar lo que llamaban una dictadura.

Al caer la noche del domingo, el sonido de bocinas de plástico, coches que hacían sonar la bocina, fuegos artificiales y cacerolas resonó sobre la capital, Tegucigalpa, desafiando el toque de queda impuesto para frenar las protestas que se extendieron desde la semana pasada.

La estrella televisiva Salvador Nasralla, el candidato de la oposición, pidió a las fuerzas armadas que se rebelen contra las órdenes de hacer cumplir el toque de queda y alentó a sus partidarios a abandonar el paro nacional a partir del lunes: “Hago un llamamiento a todos los miembros de las fuerzas armadas para que se rebelen contra sus jefes”, dijo Nasralla a una multitud de entusiastas que abuchearon a las tropas cercanas.

“Todos ustedes  no deberían estar allí, deberían ser parte de la gente”

Nasralla acusa al gobierno de intentar robar las elecciones de la semana pasada. Las imágenes de televisión mostraron protestas similares en otras ciudades importantes.

Si bien no hubo informes de violencia durante las manifestaciones del domingo, cientos han sido arrestados y al menos tres personas han muerto en los últimos días.

El gobierno impuso el toque de queda el viernes, ampliando los poderes para que el ejército y la policía detengan a las personas y rompan los bloqueos de carreteras, puentes y edificios públicos.

A principios de la semana pasada, Nasralla pareció haber logrado una sorpresiva victoria sobre Hernández, obteniendo una ventaja de cinco puntos con casi dos tercios de los votos contados. Después de una pausa inexplicable de más de un día, el conteo de votos esporádicos comenzó a inclinarse a favor del actual mandatario.

“Fue un cambio gigantesco”, dijo Mark Weisbrot, del Centro de Investigación Económica y de Políticas con sede en Washington. “Las posibilidades de que esto ocurra, si el primer 57 por ciento se hubiera extraído como una muestra aleatoria de hojas de conteo, es casi imposible”.

El tribunal electoral, que está dirigido por un miembro del partido de Hernández, comenzó un recuento parcial.

Este lunes temprano, Hernández tenía casi el 43 por ciento de los votos, mientras que Nasralla tenía poco menos del 41,4 por ciento, con más del 97 por ciento de los votos contabilizados, según el sitio web del tribunal. Anteriormente, las autoridades dijeron que anunciarían un ganador pronto.

Nasralla exigió que se ampliara el recuento para incluir miles de colegios electorales más, pero los funcionarios electorales no acordaron ampliar la revisión. La Organización de Estados Americanos (OEA) dijo el domingo que las demandas de Nasralla eran factibles.

El Papa Francisco oró por una solución pacífica a la crisis política, mientras que la oficina de derechos humanos de la ONU instó a las autoridades a respetar el derecho de los ciudadanos a protestar.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó a Estados Unidos de fraude en el país, mientras que el máximo funcionario de la embajada de Estados Unidos elogió las protestas pacíficas del domingo y el conteo final “ordenado” en curso.

Desde fines de la semana pasada, tres personas murieron cuando los soldados rompieron los bloqueos de escombros de los manifestantes y quemaron llantas. También hubo informes de que entre cuatro y cinco más habían sido asesinados a tiros en el norte del país el viernes.

Con información de REUTERS