OEA desconoce resultados de las presidenciales en Honduras por “irregularidades”
Share this on

OEA desconoce resultados de las presidenciales en Honduras por “irregularidades”

La Organización de Estados Americanos (OEA) dijo el lunes que no podía asegurar que el presidente hondureño Juan Orlando Hernández hubiera sido reelegido, citando irregularidades y errores en el proceso y pidiendo un recuento de casi un tercio de los votos.

Las autoridades terminaron de contar los votos el lunes después de una semana de críticas cada vez más generalizadas sobre las elecciones del 26 de noviembre, y el organismo diplomático dio crédito a las afirmaciones de la oposición de que el gobierno manipuló los resultados para garantizar una victoria.

“El estrecho margen, junto con las irregularidades, errores y problemas sistemáticos que han rodeado esta elección, no permite que la misión tenga certeza sobre los resultados”, dijo el expresidente boliviano Jorge Quiroga, quien se encuentra al frente de la misión de observación electoral de la OEA en la región.

Temprano el lunes las autoridades electorales dijeron que el presidente Juan Orlando Hernández obtuvo el 42,98 por ciento de los votos, en comparación con el 41,39 por ciento del opositor opositor Salvador Nasralla, con base en el 99,96 por ciento de las casillas registradas.

Sin embargo, las autoridades se abstuvieron de declarar un ganador, con la Alianza opositora de centro izquierda de Nasralla exigiendo un amplio recuento de casi un tercio de los votos, una solicitud respaldada por los observadores electorales de la OEA y la Unión Europea.

La Alianza, que afirma que las hojas de resultados de las urnas fueron alteradas, también impugnaría formalmente los resultados.

El presidente Hernández, quien ha sido elogiado por Estados Unidos por su represión contra las pandillas callejeras, también se abstuvo de llamarse a sí mismo el ganador el lunes. “Hago un llamado a la paz, a la hermandad, a la sensatez, a la unidad nacional. Mi compromiso de trabajar por la paz y la tranquilidad de Honduras es más firme que nunca”, dijo a los periodistas.

Sectores de policía en desobediencia

El gobierno lucha por contener las consecuencias de las elecciones caóticas. Los poderes adicionales otorgados al ejército y la policía y un toque de queda nocturno desde el viernes han llevado a más de mil arrestos, pero no han logrado acabar con las protestas. Hasta 12 personas han muerto desde entonces.

Decenas de miles de personas salieron a la calle pacíficamente el domingo en una demostración de fuerza de la oposición. Durante la noche, los residentes en la capital, Tegucigalpa, llevaron a cabo un cacerolazo para mostrar su enojo por el toque de queda.

Nasralla pidió a las fuerzas de seguridad que se rebelen, y en consecuencia más de doscientos miembros de la élite de la unidad antidisturbios en dos ciudades dijeron que ya no ayudarían a hacer cumplir el toque de queda, diciendo que era equivalente a tomar partido.

“Nos rebelamos”, dijo uno de los policías, que se cubrió la cara con un pasamontañas y se negó a dar su nombre.

“Hacemos un llamamiento a toda la policía a nivel nacional para que actúe con conciencia”

La policía también dijo que estaban enojados por la muerte de dos colegas mientras ejecutaban el toque de queda el domingo por la noche, aunque un portavoz dijo que los hechos no estaban relacionados con las protestas electorales.

Dos manifestantes civiles fueron asesinados en la capital de la noche a la mañana, dijeron sus familiares, aunque las autoridades no confirmaron las muertes.

Las imágenes de la televisión mostraban gases lacrimógenos sobre la base de la unidad de la élite de la policía y sus camiones antidisturbios blindados que regresaban de las calles. Los informes de los medios dijeron que algunos miembros de otras unidades de policía también protestaron, agregando salarios y condiciones a sus quejas.

La OEA llamó a protestas pacíficas, dijo que los políticos no deben incitar a la violencia y que las fuerzas de seguridad deben respetar los derechos humanos.

La semana pasada, al menos tres personas murieron cuando soldados rompieron los bloqueos de los manifestantes. Una fuente policial e informes locales dijeron que otras cinco personas habían sido asesinadas a tiros en el norte del país el viernes, pero estas muertes no han sido confirmadas por las autoridades.

En una sorprendente señal de apoyo a Hernández, el Departamento de Estado de EE. UU. despejó el camino para que Honduras reciba millones de dólares en ayuda estadounidense dos días después de las elecciones. Así lo certifica un documento conocido por la agencia Reuters, en el que consta que el gobierno ha estado combatiendo la corrupción y los derechos humanos.

 

Con información de REUTERS